Entradas

Buscadores de tesoros

Imagen
 En una ciudad caben muchas ciudades. Unas viven dentro de otras. Como círculos concéntricos que nunca llegan a tocarse. En ocasiones se miran, se escuchan, se presienten, pero cada una sabe muy bien cuáles son sus límites, hasta dónde llega ese círculo al que pertenece. Hay una ciudad opulenta y consumista, otra generosa y solidaria. Hay una ciudad engreída y ociosa, y otra sencilla y trabajadora. Y hay una ciudad invisible y silenciosa, que tal vez fue una vez migrante o trabajadora, que busca entre los desechos del consumismo y la opulencia, algo que les sirva para aguantar un día más. Como buscadores de tesoros. Son las flores de nuestros cubos de la basura.

Es solamente un juego

Imagen
 Una de las razones por las que me gusta la fotogafía, es porque me permite jugar a construir imágenes que, aunque partan de la realidad, solo existen en la imagen fotográfica. La ciudad es una especie de caos que ofrece infinitas posibilidades de recoger situaciones que pasan desapercibidas a nuestros ojos. La fotografía ordena ese caos aparente y nos lo muestra de una forma en la que no habíamos reparado. Es solo una cuestión de oportunidad, de captar ese instante preciso en el que algo sucede. Pero a veces el juego no consiste en intentar descubrir ese momento, sino en alterar la escena para que aparezca de una manera  que nuestra mirada no puede percibir. Por ejemplo, un ventanal y alguien que pasa por delante. En esa situación, me gusta jugar a forzar las sombras para crear una realidad que el ojo humano jamás podría ver. Por eso me gusta la fotografía, porque es solamente un juego. Xiaomi Redmi Note 10 Pro   25mm  f/1.9  1/2000  ISO 50  EV -2

Discrepancia de opiniones

Imagen
  El tiempo deja heridas en nuestras ciudades. En sus calles pequeñas y estrechas. El tiempo, o la proliferación de esos grandes centros comerciales que condenan a la desaparición a las pequeñas tiendas que llenan de vida nuestras calles y nuestros barrios. O simplemente porque los tiempos cambian y dejamos de pararnos delante de sus escaparates. Y lo que en su momento fue una hermosa librería especializada en arte, con una pequeña sala de exposiciones y un magnífico servicio de enmarcaciones para láminas y fotografías, hoy solo es el escenario en el que una mascota y su dueña, parecen no ponerse de acuerdo sobre el camino a seguir. Yo, que aún me paro a veces a mirar ese escaparate herido, fui testigo de esa discrepancia de opiniones. Xiaomi Redmi Note 10 Pro   25mm  f/1.9  1/50  ISO 140

Reflejos 5: Les passants passant

Imagen
 La ciudad es espacio público. Y el espacio público es, ante todo, un espacio ciudadano de uso colectivo, libre, heterogéneo, integrador. Con memoria, con sentido, con identidad. Es el lugar en el que los ciudadanos y las ciudadanas se reconocen mutuamente como tales. Muchas veces busco la tranquilidad de sus calles estrechas, pero también me gusta observar el ir y venir, el ajetreo que se desborda en las plazas y en los cruces de sus grandes avenidas. Hombres y mujeres caminando a ritmos diferentes y en todas direcciones. ¿Sería posible agrupar a toda esa gente que se desplaza por distintos lugares y hacia diferentes destinos? Una cámara de fotos, que busca múltiples reflejos en los escaparates, sí puede hacerlo. Un disparo capturando un instante, que durará para siempre. Xiaomi Redmi Note 10 Pro   25mm  f/1.9  1/100  ISO 50  EV -1

Antes de que el tiempo los borre para siempre

Imagen
La ciudad nos habla a través de los carteles. Escaparates, marquesinas y paredes, se visten con la última promoción, el lanzamiento de ese aparato de tecnología puntera, o el próximo estreno cinematográfico o teatral. Palabras, colores, fotografías, dibujos… que inundan las calles, convertidos en reclamos publicitarios. La mayoría de esos carteles terminan siendo engullidos por la nueva promoción, el nuevo lanzamiento o el último estreno. Pero hay lugares, pequeñas calles, en las que carteles que ya no anuncian nada permanecen olvidados. Como el payaso Serrucho, que con su cara de ingenuo asombro, parece pedir un poco más de tiempo para poder seguir mirándonos. Pasamos a su lado mientras su rostro va deteriorándose, desdibujándose, apagándose. Igual que esos viejos comercios con los que comparte pared y abandono. Son ecos del pasado esperando ser rescatados antes de que el tiempo los borre para siempre. Samsung Galaxy S6   28mm  f/1.9  1/320  ISO 800  EV -0.2

Juegos visuales

Imagen
La calle ofrece múltiples oportunidades de encontrar yuxtaposiciones y juegos visuales. Se trata, simplemente, de mirar a nuestro alrededor con los ojos de un niño. Dice Matt Stuart que «si aprendes a mirar de manera inocente como los niños, a fijarte en los colores brillantes, las combinaciones de las cosas, las historias mínimas, el mobiliario urbano divertido y las ocurrencias, estarás en camino de adquirir una forma de mirar que es esencial para la fotografía urbana.» Y así, puede ocurrir que un día vas caminando y un fuerte color anaranjado llama tu atención. Jurarías que esos colores no estaban ahí antes. Te acercas y descubres el escaparate ¿de una entidad financiera? No pierdes el tiempo en descubrirlo, porque unos dibujos de corte naíf desatan tu imaginación. ¿Y si la niña del dibujo saliera del escaparate y persiguiera a la gente con su pequeña red? Te colocas, ajustas los parámetros de tu cámara y comienzas a disparar. Llegas a casa, descargas tus imágenes en el ordenador y

Las cuatro estaciones

Imagen
  Existen lugares por los que pasamos asiduamente en nuestro ir y venir por la ciudad. Son sitios en los que me detengo y fotografío casi a diario. Me gusta observar las imágenes y ver cómo la ciudad cambia, mientras decido si conservo la instantánea o la descarto. La indumentaria y la actitud de la gente, la luz, el número de personas que se mueven por la calle...  Uno de los elementos que influye de forma más evidente en esos cambios, es el paso del tiempo. La primavera, el verano, el otoño y el invierno se suceden, impregnándolo todo con su matiz particular. A veces es solo cuestión de detalles, pero con frecuencia es en los detalles, donde están las grandes diferencias.