Entradas

Lo importante es estar

Imagen
Una mañana, el fotógrafo camina por la calle. Hacia el trabajo, por ejemplo. No es más temprano que otros días, pero hay menos gente de lo habitual. De repente, comienza a escucharse ese traqueteo inconfundible. Mira hacia su derecha y ve a alguien que se acerca transportando una maleta de viaje. Enseguida piensa en una foto. Mira a su alrededor y encuentra un escenario que le parece interesante. Se detiene un instante, prepara su cámara y al poco entra en escena la mujer con la maleta. Hace la toma mientras tal vez se pregunte, si a esas horas tan tempranas, la mujer irá a algún sitio o vendrá de algún lugar. Ir o venir... Da igual. Para el fotógrafo callejero, lo importante es estar. 

Desenfoque

Imagen
 ¿Será que de tanto fijar nuestra atención en las redes sociales, el ser humano haya quedado un poco desenfocado? 

On the road

Imagen
 La fotografía de calle va más allá de la gran ciudad. Por eso, viajar en coche por carretera, es un buen momento para tomar algunas fotografías. A condición de que no seas tú quien conduce, naturalmente. Hay dos diferencias fundamentales entre fotografiar a pie de calle o hacerlo mientras circulas por carretera: la velocidad y el movimiento. Todo se mueve y lo hace a gran velocidad, lo que te obliga a ser rápido y a multiplicar tu atención y tu capacidad de observación. Al final del viaje puede que hayas conseguido alguna imagen que te parece interesante y que te hagas algunas preguntas. ¿Si fotografío mientras viajo por carretera, entonces ya no soy un fotógrafo callejero sino un fotógrafo de carretera?

Lo que perdura

Imagen
 No sé, si tras un evento de dimensión internacional, como una Exposición Universal, una vez terminados los fastos y los negocios, es mucho lo que queda para las gentes que habitan ese lugar o casi todo desaparece cuando los pabellones bajan la persiana. Aquí, junto al río, en estas tierras batidas por el viento y rodeadas  de secarral, dejó Jaume Plensa esta 'Alma del Ebro", que recortada contra el horizonte, parece esperar tantas cosas por venir. Quizás sea eso, seguir esperando, lo que perdura. 

Lo que sucede. Interacciones.

Imagen
  Hace unos días leía en un blog amigo (www.fotosqueimportan.com), que "todo sucede en la calle, el pulso de la vida, las emociones..." No descarto que esa sea la razón por la que he reparado en esta foto al repasar mi archivo. No puedo estar más de acuerdo. La calle contiene el pulso de la vida. Seguramente sea por eso por lo que, cuando salimos con la cámara a la calle, dirigimos nuestro objetivo hacia la gente. Quizás todo es una ilusión, un vano intento de atrapar ese "pulso de la vida" en un rectángulo de dos por tres. Y si te encuentras con algo que altera el habitual discurrir de la ciudad, por ejemplo, unas estudiantes de bellas artes dibujando un monumento, preparas la máquina de atrapar momentos, porque sabes que se producirán interacciones que no se darían si no estuvieran ellas. Si tengo que elegir entre un monumento y una escena callejera, elijo sin dudarlo la segunda. Los monumentos están, pero las cosas suceden. Y me interesa, sobre todo, lo que suced

Teoría de la mente

Imagen
  Las cámaras de fotos no pueden registrar los pensamientos, solo la luz. A menudo sucede, que lo que la cámara no alcanza, lo completa el espectador con su imaginación. Los seres humanos tenemos disposición a imaginar qué estarán pensando otras personas. Es un impulso de nuestra capacidad de percepción y disfrutamos con él. Teoría de la mente, se llama en psicología. Y sí, cómo resistirse a imaginar qué puede estar pensando alguien que, en una noche de abril, está sentado en una fuente con la mirada perdida.

Es cuestión de luz

Imagen
 Bajo determinadas condiciones de luz, cualquier acontecimiento cotidiano puede convertirse en un momento singular.