Entradas

Las cuatro estaciones

Imagen
  Existen lugares por los que pasamos asiduamente en nuestro ir y venir por la ciudad. Son sitios en los que me detengo y fotografío casi a diario. Me gusta observar las imágenes y ver cómo la ciudad cambia, mientras decido si conservo la instantánea o la descarto. La indumentaria y la actitud de la gente, la luz, el número de personas que se mueven por la calle...  Uno de los elementos que influye de forma más evidente en esos cambios, es el paso del tiempo. La primavera, el verano, el otoño y el invierno se suceden, impregnándolo todo con su matiz particular. A veces es solo cuestión de detalles, pero con frecuencia es en los detalles, donde están las grandes diferencias.

Las puertas del cielo

Imagen
 Los edificios religiosos atesoran una gran cantidad de obras de arte. De vez en cuando me gusta visitarlos y detenerme en el patrimonio que conservan. Me gusta fijarme especialmente en la escultura, ir descubriendo la manera en que el artista fue creando el ademán del cuerpo y el gesto del rostro, para dotar a su figura de expresión. Me gusta también observar el espacio, la geometría de sus líneas, el efecto de la luz en sus volúmenes, la disposición de sus elementos, el detalle de sus texturas… Observo y voy descubriendo muchas oportunidades fotográficas. Intento ser respetuoso con las personas que se encuentran en su interior por fe. De pronto me sorprendo imaginando qué podrían sentir, qué podrían pensar, un hombre o una mujer del siglo trece al entrar en una catedral gótica. Un par de disparos y reparo en que hay una gran cantidad de puertas. Enormes puertas de madera labrada, que no sé a dónde conducen. Me pregunto si alguna de esas enormes puertas de doble hoja, serán las puerta

Sin correr al otro extremo del mundo

Imagen
 Saul Leiter  realizó gran parte de su producción fotográfica en los alrededores de su apartamento neoyorquino. «Hago fotos en mi barrio —decía—. Creo que las cosas misteriosas suceden en los lugares familiares. No siempre necesitamos correr al otro extremo del mundo.» Yo también creo que en nuestro entorno más cercano podemos encontrar esas imágenes ocultas, que solo podemos descubrir si forzamos la subexposición en nuestra cámara. Xiaomi Redmi Note 10 Pro   35mm  f/1.9  1/1000  ISO 50  EV -2

La realidad y su reflejo

Imagen
Hay un fantástico documental sobre fotografía, "Everybody Street", en el que Joel Meyerowich dice: «Tan solo sabía que tenía que estar allá afuera, viendo vidas, acogido por la ambiguedad y lo surreal, a pesar de ser caos.» Cuando estamos "ahí fuera" haciendo fotografías. lo que en realidad fotografiamos no es la calle,  sino la vida en la calle, lo que vemos a través del visor de nuestras cámaras son vidas. La gente a la que nos acercamos nos acoge y nos hace invisibles. La calle palpita, la vida discurre en ella y nuestra invisibilidad nos permite observarla y capturar algunos de sus pequeños instantes. Disparamos. Nuestra cámara congela el tiempo y es capaz de mostrarnos a la vez, la vida real y su reflejo. Xiaomi Redmi Note 10 Pro   35mm  f/1.9  1/100  ISO 80

Las luces y las sombras

Imagen
  Sin luz no existe la fotografía. Es cierto. ¿Pero qué papel juega en nuestras imágenes? ¿Nos sirve para iluminar o es un elemento más de expresión como pueden serlo la composición, la perspectiva, el espacio...? La luz ilumina, sí, pero es también un potente generador de sombras y, en consecuencia, un elemento más de expresión. Andaba buscando como explicar esto en unas líneas, cuando recordé unas palabras de Eduardo Momeñe: "No buscamos una luz bella, sino una luz comprometida, de presencia aplastante, una luz que hable, que oscurezca, que nos ilumine, que penetre en las cosas, que nos cree un espacio, que nos sitúe en otro lugar." Eso es, al menos, lo que yo busco en mis imágenes. Xiaomi Redmi Note 10 Pro   25mm  f/1.9  1/900  ISO 50  EV -1

Caer en la tentación

Imagen
  ¿Quién no ha caído alguna vez en la tentación de ser el protagonista de su fotografía, convirtiendo en colaboradora necesaria a su propia sombra? La luz baja del sol de primera hora de la mañana y un ciclista que pasaba por allí, aportan su granito de arena para poder componer la imagen. LG K40S   28mm  f/2  1/255  ISO 100

Invisibles

Imagen
  Creo que cuando hacemos fotografía en la calle, es importante tener una postura ética, tener claro qué cosas estamos dispuestos a fotografiar y qué cosas no. Creo que no tenemos licencia para hacer lo que queramos. No está justificado fotografiar a gente que lo está pasando mal en la calle, registrar imágenes que muestren a personas en una situación humillante o tomar una instantánea si nos damos cuenta de que alguien puede sentirse ofendido o incómodo. No estoy hablando de fotoperiodismo o de fotografía documental, de quien se plantea realizar un reportaje que muestra las condiciones de vida de determinado colectivo. Pensemos en Dorothea Lange y la forma en que documentó las repercusiones del crack del 29 entre las clases trabajadoras estadounidenses. Pero la fotografía callejera no es ni fotoperiodismo ni fotografía documental. Sin embargo, hay situaciones como la mendicidad o los sin techo, que están presentes en nuestras calles. Casi siempre son invisibles, son ignorados, hacemos