Después de la lluvia


 Al menos el ochenta por ciento de mis fotografías las tomo en la ciudad. Sí, se podría decir que soy un urbanita. En el entorno urbano me siento cómodo, me muevo bien, sé que motivos puedo buscar para intentar plasmar una imagen interesante. Pero de vez en cuando dejo la ciudad y me acerco a algún pueblo de montaña para reencontrarme con la naturaleza. Y allí, donde aún se huele a verde y se escucha el gorjeo de los pájaros, no hace falta buscar motivos fotográficos. Simplemente te los encuentras. Por ejemplo, en unas de agua posadas sobre una rama de thuja.

Nikon D200  50mm  f/1.8  1/250  ISO 400  EV -0.7

Comentarios

  1. La ciudad como recurso inagotable y fuente de inspiración fotográfica. Y sin embargo no podríamos vivir sin escapar a menudo al campo, a la montaña, alejados del ruido. La fotografía expresa ese acercamiento imprescindible a la naturaleza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la naturaleza me gusta fijarme en los detalles, en las pequeñas cosas. Fotografiarlas de cerca. En esta ocasión saturando los colores y con un alto contraste.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Señora de rojo entre las sombras

Un día de enero de 2018

Variar la perspectiva