La geometría del paisaje


 Decía Paul Klee, que una línea es un punto que camina. Y las líneas, esos puntos que caminan, son un elemento crucial en fotografía. Podemos usarlas para dirigir la mirada en la dirección que nos interese o para conectar diferentes elementos de la imagen. Con ellas subrayamos la perspectiva y la sensación de profundidad, podemos provocar sensación de estabilidad y tranquilidad si son horizontales, mayor dinamismo si son verticales o acentuar la sensación de movimiento si son curvas, quebradas o sinuosas. Sean líneas reales o una sensación provocada por la sucesión repetitiva de elementos iguales, reclaman un lugar de privilegio en la composición fotográfica. El paisaje urbano está lleno de puntos que caminan. Corren hacia el horizonte, nos rodean, suben hacia el cielo o se entrelazan con nuestros pasos en el suelo. Despiertan nuestra imaginación y nuestra curiosidad. ¿Qué nos espera al otro lado del puente?

Samsung Galaxy S6   28mm   f/1.9   1/30   ISO 640

Comentarios

  1. Pues creo que nos espera un cierto misterio. Me gustan los volúmenes que crean la sucesión de líneas

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Señora de rojo entre las sombras

Variar la perspectiva

Un día de enero de 2018