Un recuerdo infinito


 A veces, simplemente, hacemos una foto para conservar el recuerdo de un viaje, de un lugar, de una compañía. Y a veces también, suceden acontecimientos que convierten una imagen en algo especial. No hemos vuelto a París desde el incendio. Sin duda volveremos (cómo no regresar a París), pero ya nunca será posible hacer una foto como esta. La Notre Dame que conocimos será, ya para siempre, un recuerdo infinito.

Canon Ixus 70   50mm f/10 1/200 ISO 80

Comentarios

  1. Ahora creo que se estrena una peli sobre el desastre, la ha dirigido Jean-Jacques Annaud que suele ser garantía de calidad cinematográfica. Es una belelza de catedral y espero que la reconstrucción esté a la altura

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Señora de rojo entre las sombras

Variar la perspectiva

Un día de enero de 2018