Un lugar para encontrarse


 La orilla del río es un buen lugar para esperar y encontrarse, para estar y mirarse. El fotógrafo no sabe lo que la corriente les trae, ni lo que la corriente se lleva; no sabe lo que el agua les dice, ni lo que el agua se calla. No sabe lo que miran, lo que sueñan… Simplemente se asomó, miró hacia abajo, le gustó la escena y disparó su cámara.

Comentarios

  1. Y en esa escena creada así, como al albur, quedo la intención del fotógrafo y toda una historia contada en una solo imagen. Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Luis. Toda imagen es una puerta que se abre a la imaginación, por lo tanto, siempre habrá una pequeña historia que podremos encontrar.

      Eliminar
  2. Me encanta la imagen! Eres todo un poeta. (Amparo)

    ResponderEliminar
  3. Tiene una poderosa narrativa, con esa intimidad que da para soñar! :-)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

No soy Alex Webb

Teoría de la mente