Teoría de la mente

 


Las cámaras de fotos no pueden registrar los pensamientos, solo la luz. A menudo sucede, que lo que la cámara no alcanza, lo completa el espectador con su imaginación. Los seres humanos tenemos disposición a imaginar qué estarán pensando otras personas. Es un impulso de nuestra capacidad de percepción y disfrutamos con él. Teoría de la mente, se llama en psicología. Y sí, cómo resistirse a imaginar qué puede estar pensando alguien que, en una noche de abril, está sentado en una fuente con la mirada perdida.

Comentarios

  1. Nos atrae la mente, el pensamiento de los demás. Intentamos desde nuestra percepción del momento imaginar lo que el otro imagina. Interesante reflexión. Me gusta la foto por el trabajo con la luz y por el encuadre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué sería de la fotografía, de las artes en general, sin nuestra capacidad, como espectadores, para imaginar! Gracias por tu comentario, Luis.

      Eliminar
  2. Y la fotografía potencia esa percepción del observador. La potencia en la medida que el fotógrafo selecciona el encuadre, fija el foco, elige la luz que mejor apoya la narrativa … en definitiva “dirige” al espectador pero a la vez deja espacio suficiente para posibilitar la participación, invitando a imaginar. Me encanta esa luz cálida propia casi de noches de verano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, una noche de finales de abril en Córdoba, es casi "El sueño de una noche de verano."

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

No soy Alex Webb