Muñecos que cobran vida


 

La vida es una sucesión de ciclos que se cierran. Hoy se ha publicado mi última crítica teatral, cerrando una etapa que ha ocupado los últimos 16 años de mi vida. En mis años como crítico, siempre he prestado atención al teatro de títeres, a esos muñecos inertes que en manos del titiritero o la titiritera, se convierten en personaje, cobran vida y nos hacen sentir cosas. Aunque no es una gran foto, los muñecos no podían faltar en este espacio un día como hoy. La tomé con el teléfono, el 22 de octubre, mientras esperaba que abrieran las puertas de acceso la sala en el Teatro Arbolé.

Smartphone. f/2  1/33  ISO  100

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Variar la perspectiva

Las puertas del cielo

Señora de rojo entre las sombras