Las cuatro estaciones

 


Existen lugares por los que pasamos asiduamente en nuestro ir y venir por la ciudad. Son sitios en los que me detengo y fotografío casi a diario. Me gusta observar las imágenes y ver cómo la ciudad cambia, mientras decido si conservo la instantánea o la descarto. La indumentaria y la actitud de la gente, la luz, el número de personas que se mueven por la calle... Uno de los elementos que influye de forma más evidente en esos cambios, es el paso del tiempo. La primavera, el verano, el otoño y el invierno se suceden, impregnándolo todo con su matiz particular. A veces es solo cuestión de detalles, pero con frecuencia es en los detalles, donde están las grandes diferencias.








Comentarios

  1. ¡Qué buena idea!
    Ayyy..el paso del tiempo jeje..

    ResponderEliminar
  2. Cambia mucho de una estación a otra, aunque las fotos sean del mismo lugar.
    Feliz domingo.

    ResponderEliminar
  3. Has realizado un ejercicio muy interesante y necesario. Un lugar cambia, como cambiamos nosotros, con el paso del tiempo, y la percepción posibilita los mil matices que procura esa fotografía del tiempo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Variar la perspectiva

Las puertas del cielo

Señora de rojo entre las sombras