Juegos de calle: el paso del tranvía


 

La ida y la vuelta del trabajo, son dos buenos momentos para hacer fotografías. Aunque a veces introduzco pequeñas variaciones, lo habitual es que me desplace siguiendo el mismo recorrido. Recorrer siempre los mismos escenarios, te fuerza a pensar en diferentes situaciones que hagan que las imágenes no sean simples repeticiones. Es relativamente sencillo, puesto que la calle está en constante cambio y en movimiento permanente. El proceso es muy sencillo. Paso por un lugar determinado y me pregunto ¿A qué puedo jugar aquí? Observo mi entorno, veo las vías en el suelo y encuentro enseguida la respuesta: hoy voy a jugar a captar el movimiento del tranvía mientras pasa delante de mí. Disparo y ahí están. Dos mundos compartiendo una misma imagen. El mundo del movimiento y el mundo de la quietud. Son mis juegos de calle.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Variar la perspectiva

Las puertas del cielo

Señora de rojo entre las sombras