De paso


 Llega el verano y con él, el merecido descanso anual. Por unos días cambias las calles y los escenarios cotidianos por lugares en los que solo estás de paso. Supongamos que ese lugar es una pequeña localidad de montaña. Te rodea la naturaleza y sus paisajes estupendos. Estímulos que no encuentras en la ciudad. Te llaman poderosamente, pero no puedes escapar al atractivo de una luz que te gusta en una calle. Preparas tu cámara y esperas unos minutos esperando que haya alguien más que también esté de paso.

Comentarios

  1. Amparo: Genial!! gracias.

    ResponderEliminar
  2. Al final la espera, ha tenido su recompensa, con esa genial foto.
    Que tengas un buen fin de semana.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Variar la perspectiva

Las puertas del cielo

Señora de rojo entre las sombras