Vestido para comer


 Las mascotas son otro de los motivos recurrentes en la fotografía callejera. Perros, gatos, cerdos vietnamitas... resultan casi siempre fotogénicos y su presencia es habitual en el medio urbano. Bueno, los cerdos vietnamitas no tanto, aunque tuvieron su momento. Para el fotógrafo resultan atractivos y para sus dueños y dueñas son un miembro más de la familia. Les visten con sus mejores galas y se marchan juntos a comer al restaurante. Aquí, uno de los dos comensales sigue esperando su comida.

Samsung Galaxy S6   28mm   f/1.9   1/50   ISO 200

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Señora de rojo entre las sombras

Un día de enero de 2018

Variar la perspectiva