Las puertas del cielo


 Los edificios religiosos atesoran una gran cantidad de obras de arte. De vez en cuando me gusta visitarlos y detenerme en el patrimonio que conservan. Me gusta fijarme especialmente en la escultura, ir descubriendo la manera en que el artista fue creando el ademán del cuerpo y el gesto del rostro, para dotar a su figura de expresión. Me gusta también observar el espacio, la geometría de sus líneas, el efecto de la luz en sus volúmenes, la disposición de sus elementos, el detalle de sus texturas… Observo y voy descubriendo muchas oportunidades fotográficas. Intento ser respetuoso con las personas que se encuentran en su interior por fe. De pronto me sorprendo imaginando qué podrían sentir, qué podrían pensar, un hombre o una mujer del siglo trece al entrar en una catedral gótica. Un par de disparos y reparo en que hay una gran cantidad de puertas. Enormes puertas de madera labrada, que no sé a dónde conducen. Me pregunto si alguna de esas enormes puertas de doble hoja, serán las puertas del cielo. Hay una entreabierta. Me acerco para comprobarlo. Tengo la impresión de que no. A no ser que, para entrar en el cielo, también hagan falta papeles.

Nikon D200   50mm  f/1.8  1/60  ISO 800  EV -0.7

Comentarios

  1. Bonita puerta! Así que ya lo tienes comprobado jejeje.

    ResponderEliminar
  2. Gran puerta de entrada. Al estar abierta incita a la curiosidad.
    Feliz semana.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Señora de rojo entre las sombras

Variar la perspectiva

Un día de enero de 2018