Antes de que el tiempo los borre para siempre


La ciudad nos habla a través de los carteles. Escaparates, marquesinas y paredes, se visten con la última promoción, el lanzamiento de ese aparato de tecnología puntera, o el próximo estreno cinematográfico o teatral. Palabras, colores, fotografías, dibujos… que inundan las calles, convertidos en reclamos publicitarios. La mayoría de esos carteles terminan siendo engullidos por la nueva promoción, el nuevo lanzamiento o el último estreno. Pero hay lugares, pequeñas calles, en las que carteles que ya no anuncian nada permanecen olvidados. Como el payaso Serrucho, que con su cara de ingenuo asombro, parece pedir un poco más de tiempo para poder seguir mirándonos. Pasamos a su lado mientras su rostro va deteriorándose, desdibujándose, apagándose. Igual que esos viejos comercios con los que comparte pared y abandono. Son ecos del pasado esperando ser rescatados antes de que el tiempo los borre para siempre.

Samsung Galaxy S6   28mm  f/1.9  1/320  ISO 800  EV -0.2

Comentarios

  1. ¡Me encanta la expresión de este payaso! Y me gusta la entrada. Muy nostálgica. Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Finalmente quitaron la reja metálica de la tienda de al lado, la tapiaron y la cara de Serrucho desapareció para siempre.

    ResponderEliminar
  3. Como la propia fotografía ... unos instantes de un tiempo que fué, pero el testimonio queda. La gráfica urbana, la señalización, las intervenciones, cuando se fotografía cobran otro valor, el fotógrafo proporciona otra lectura, siempre diferente y enriquecedora.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Señora de rojo entre las sombras

Variar la perspectiva

Un día de enero de 2018