Un mar de luz


 Me gustan las sombras duras llenando gran parte del encuadre, por eso suelo hacer fotos hacia el mediodía, cuando la luz dura provoca imágenes de un alto contraste. Desde que descubrí que Ernst Haas tenía razón cuando decía que la luz mala no existe, solo es luz, y comprendí que lo que existe es una luz adecuada para cada propósito, me siento cómodo disparando con el exposímetro forzado hacia lo oscuro. Pero en ocasiones mi yo curioso me pregunta si estará bien eso de moverse siempre en los seguros márgenes de la comodidad. Naturalmente, tengo que contestarle que no, que no está nada bien, que para obtener resultados diferentes, hay que hacer cosas diferentes. Entonces me veo obligado a llevar el exposímetro al lado opuesto, a sobreexponer la imagen para hacer que la calle se borre y el personaje aparezca aislado en medio de un mar de luz.

Xiaomi Redmi Note 10 Pro   35mm  f/1.9  1/500  EV +2

Comentarios

  1. Con estas calores tan grandes, no hay ganas de salir a la calle a hacer fotografías. Muchos días hemos llegado a los 42º y 43º de másima. Eso no hay cuerpo que lo resista.
    Buenos aciertos fotográficos tienen tus excelentes trabajos.

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, la luz mala no existe. La luz siempre es buena. ¡Bravo por la foto! Es auténtica. Gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Señora de rojo entre las sombras

Variar la perspectiva

Un día de enero de 2018