Siempre es una oportunidad


 

Cuando salgo a la calle a hacer fotos, hay lugares en los que siempre me detengo. Unos de esos lugares son las puertas abiertas. Suelen ofrecer unas condiciones de luz interesantes, ofrecen un marco natural a la imagen, las líneas tienen un peso importante como elemento compositivo y casi garantizan la presencia humana: es muy probable que alguien saldrá o entrará, tarde o temprano. Si además, esa puerta da acceso a una exposición de Fernando Botero, casi seguro que no habrá que esperar mucho. Una puerta abierta, siempre es una oportunidad.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Those who pass

Ventanas abiertas

Variar la perspectiva