Volver


 Hay ciudades a las que uno llega y enseguida se establece una conexión especial. Serán sus calles, su ritmo, sus gentes, su luz, la forma en que respira... o quién sabe qué será, pero te enamoran y se te meten dentro. Hay ciudades de las que uno se marcha, y apenas se ha ido, ya sabe que volverá.

Comentarios

  1. Ya lo creo que volveremos! Bonita foto. Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Lisboa es aroma de mar, de calles transitadas y edificios con historia. Y sobre todo es muy fotogénica ;-)

    ResponderEliminar
  3. Solo me sale una palabra: envidia (de la única q hay, de la chunga).(Amparo)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Those who pass

Ventanas abiertas

Variar la perspectiva