Es cuestión de luz






 Bajo determinadas condiciones de luz, cualquier acontecimiento cotidiano puede convertirse en un momento singular.

Comentarios

  1. Es cierto lo que dices. La luz dibuja y el fotógrafo eterniza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo una buena luz (con sus buenas sombras) y pierdo la cabeza.

      Eliminar
  2. Y saber estar, mirar y fotografiar. No hay duda de que la luz lo es todo, aquí el contraste marca la propia narrativa con ese cierto misterio que procura la penumbra en el personaje. Tan cotidiano como sorprendente

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

No soy Alex Webb

Teoría de la mente