La luz buena y la luz mala


 Todo el que ha leído algún manual de fotografía, se ha encontrado con eso de la buena y la mala luz. La hora azul, la hora dorada, el amanecer, el atardecer, nos regalan su buena luz y son los mejores momentos para hacer fotografías. El mediodía, en cambio, con la luz dura del sol en todo lo alto (luz mala), no es la hora más idónea para fotografiar. Después de muchas fotos (hechas y vistas), te das cuenta de que no hay una luz buena y una luz mala, sino una luz que es buena para un tipo de fotografías y mala para otras. Cuando vuelvo a casa del trabajo, tengo siempre la luz dura del sol de mediodía, por eso en las fotos busco las sombras, las imágenes contrastadas, los contraluces, las texturas. Al pasar por esta calle intuí que podría haber una foto. Busqué el encuadre, medí a la luz y subexpuse para reforzar las sombras perdiendo el detalle. La foto no tenia alma. Le faltaba alguna figura humana. Estuve esperando y nada. No suele estar demasiado concurrida a esas horas. "¿No me digas que no va a pasar nadie?" Cuando estaba a punto de irme, me asomé, miré a mi izquierda y vi que se acercaban dos mujeres. Confirmé los parámetros de la cámara, me preparé para disparar y las dos mujeres aparecieron por la esquina. Una, dos, tres, cuatro tomas... Y finalmente elegí la última de las cuatro.

LG K40S  24mm f/2. 1/750 ISO 100 EV -2

Comentarios

Entradas populares de este blog

Señora de rojo entre las sombras

Un día de enero de 2018

Variar la perspectiva