Tomando un café



 Cada mañana tomo un café de camino al trabajo. El mismo bar y el mismo sitio. Soy un hombre de costumbres y de cafés matinales. También acostumbro, mientras degusto mi café, a alternar una ojeada a la prensa con la observación de mi alrededor en busca de alguna foto. Cuando algo llama mi atención, encuadro, ajusto los parámetros y disparo. Echo un vistazo rápido, y vuelvo a mi café. Es en casa cuando observo la imagen con detenimiento. A veces aparece lo que buscaba al disparar y a veces no. Entonces hay que tomar la primera decisión: conservar la foto o descartarla. Sucede en ocasiones, que solo aparece si cambio algo en la imagen. Por ejemplo, eliminar el color. La fotografía en blanco y negro permite cierto nivel de abstracción, obviar los detalles si se quiere, para dejar lo esencial. Por ejemplo, subiendo los negros para que destaque la figura y la actitud del señor sentado.

LG K40S  28mm  f/2  1/25. ISO 700

Comentarios

  1. Qué lugares tan buenos para fotografiar, los bares me refiero. Me gusta ese ambiente captado, esa cierta oscuridad y la división de la toma, un mundo dividido y la capacidad de la fotografía para captar el recuerdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los bares son buenos para casi todo. Incluso para tomar alguna foto.

      Eliminar
    2. Ya lo decía el cancionero post-popular, aquello de "bares qué lugares ..."

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Señora de rojo entre las sombras

Variar la perspectiva

Un día de enero de 2018