Dejarse sorprender


Camino por la calle con la mirada atenta. Más que atenta, curiosa. Creo que sin curiosidad no hay fotografías. Me gusta pensar, seguramente por mi pasado teatral, que la mirada del fotógrafo es igual que la del payaso, que observa lo que le rodea dispuesto a dejarse sorprender. Y ahí voy yo, con mi cámara y mi curiosidad, con mis ojos, mis oídos y mi cerebro abiertos a la sorpresa. No es difícil, porque en la calle siempre suceden cosas, solo hay que estar preparado para descubrirlas. El tráfico, los escaparates de las tiendas, el bullicio… De repente, sucede algo que llama la atención de la gente con la que me cruzo. Y no sé por qué, a mí me interesa más su reacción que lo que les ha hecho girar la cabeza. Solo el fotógrafo y sus personajes saben qué ha sucedido.

Xiaomi Redmi Note 10 Pro   35mm  f/1.9  1/250  ISO 50  EV -0.7

Comentarios

  1. Bien explicado, me gusta eso del pasado teatral (tan reciente que es presente) y me gusta la diagonal de toda la foto. Un abrazo :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay pasados que nunca se van del todo. A veces, me imagino las fotos como si fueran pequeñas escenografías.

      Eliminar
    2. Y ahí te encuentras tú para dirigir la representación, esta vez con una cámara de fotos :-)

      Eliminar
    3. La verdad es que cada vez más, pienso en mis fotos como si fueran cuadros escénicos. Me siento muy cómodo fotografiando con esa idea.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Señora de rojo entre las sombras

Variar la perspectiva

Un día de enero de 2018