Contracorriente


 No ocurre con demasiada frecuencia, pero a veces te das cuenta de que todo el mundo va caminado en sentido contrario al que tú llevas. ¿Será acaso una señal? El ir contracorriente, me refiero. Señal o no, lo cierto, es que resulta totalmente positivo. Casi, casi como una bendición. Sobre todo si el sol que te mira de frente, te regala esa luz dura que tanto te gusta, para hacer, por ejemplo, un contraluz.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Teoría de la mente

No soy Alex Webb